Normal View Two Column View Social View US / DE
Consumo & Retail

Ho-ho-ho…Navidad en el aparador

Las grandes campañas publicitarias salen a relucir en épocas decembrinas y somos conscientes de este fenómeno porque hemos crecido con anuncios de Coca Cola y  McDonald’s o películas navideñas como Home Alone, Jack Frost, El hombre manos de tijera etc.

Sin embargo la publicidad estacional no siempre ha sido así, no siempre ha sido un festín para las y los consumidores y los prestadores de servicio. Te cuento que en la época Victoriana por ahí de la segunda mitad del siglo XIX, la mercantilización de la Navidad tuvo un buen acelere, sobre todo en Gran Bretaña. Desde aquellos tiempos la publicidad navideña se fue convirtiendo en una herramienta esencial al alentar a las personas a que “invirtieran” su dinero ganado en los meses anteriores en regalos, experiencias y diversión.

La Navidad como festividad comercial fue ideada en la época victoriana. En el Reino Unido marcó la cima de la Revolución Industrial con el reinado de Victoria I, su imperio destacó por lograr una nación industrial fundamentada en el capitalismo con mucho espíritu empresarial. De tal forma que utilizaron está época festiva con el propósito de sumarle a la economía. Tal fue la creatividad que empezaron con la ideación de escaparates llamativos donde combinaban escenas festivas utilizando cuadros con paisajes atractivos para atraer clientes potenciales. De ahí que hayan existido grandes almacenes como Selfridges en Londres o después Macy's en Nueva York ambos echando la casa por la ventana en sus decoraciones con la finalidad de deslumbrar a la gente y por supuesto a la competencia.

Cada año tales decoraciones se destacaban del anterior y esto dio lugar a que se convirtieran en los eventos de fin de año esperados por la sociedad. Lograban multitudes de gente afuera de las vitrinas para observarlas y también para adquirir los productos, de ahí que se estableció la idea del “Christmas Countdown” o “Cuenta regresiva para Navidad” que como la frase lo indica es hacer conciencia de los días que faltan para la Noche de Navidad y mientras que eso sucede tener tiempo de hacer las compras, fenómeno que impulsó a la compra frenética. La creatividad de la gente victoriana creaba un verdadero revuelo al implementar estos métodos en sus tiendas y lograban publicitar a las masas.

Por otro lado en América, Coca-Cola también hizo lo suyo. Resulta que por ahí de 1931 el ilustrador Harold Sundblom, creó la imagen de Santa Claus para representar a la bebida en Navidad. Sundblom se inspiró en un poema Norte americano llamado “The night before Christmas. A visit from Saint Nicholas” en español “Una visita de San Nicolas”, el éxito de la representación (un personaje amigable, bondadoso, bonachón, alegre que se ríe haciendo el ho, ho, ho) fue tal, que persiste hasta la actualidad y solo es por obra de Coca Cola que originalmente fue diseñada para aumentar las ventas en invierno pero lograron un ícono navideño.

Como te darás cuenta la publicidad navideña se ha ido transformando y transformándonos al paso del tiempo, quizá en la actualidad las formas ya no son las mismas pero los objetivos son similares.

En Psyma contamos con modelos de investigación que te permiten identificar a tus clientes más potenciales, y cómo conectar con ell@s de la manera óptima, en cualquier estación. Revisa nuestras soluciones aquí: psyma.com/es/temas/