Normal View Two Column View Social View US / DE
Investigación

Las apariencias ¿engañan?

Por fortuna o desgracia las y los seres humanos contamos con varios sesgos cognitivos. Hoy te presentaré el sesgo del Efecto Halo.

Resulta que por ahí de 1920 Edward Thorndike psicólogo conductista y pedagogo estadounidense observó a través de un experimento, que la apariencia de un grupo de militares bastaba para influir en la percepción de la gente que los observaba. Las personas que fueron observadores no sabían nada de ellos y solo tenían que clasificarlos por rangos. Estas etiquetas o rangos fueron categorizadas por qué tan altos, bien parecidos y fuertes se veían. Y con estos tres atributos se les categorizó en coroneles o generales, es decir personajes de alto rango aunque en la realidad no lo fueran. Thorndike descubrió que también se les atribuyeron algunas otras virtudes como honestidad, eficacia, capacidad, y liderazgo aunque tampoco fueran comprobadas.

Las observaciones del experimento de 1920 demostraron que la primera impresión sí cuenta, pues a decir verdad, si lo primero que se percibe de una persona es de alguien desaliñado, se asumiría que también es floja y poco confiable. A diferencia de la percepción de alguien pulcro, probablemente se pensaría que es honesta y trabajadora.

El Efecto Halo acuñado así por Thorndike no solo impacta en lo que pensamos, también repercute en las formas en que nos relacionamos con las personas según nuestra percepción de las mismas. Imagina que estás en la videoconferencia semanal que tienes con tu equipo de trabajo y que de pronto sin que te avisarán entra a la sesión la directora de toda la empresa trasnacional para la que trabajas, ¿Cómo crees que modificaría tu comportamiento, tus acciones, tus comentarios? Quizá te inhibirías, se te olvidaría el inglés o demás reacciones. Y pensarías que lo que comparte tiene una relevancia mayor a lo que dicen las y los demás.

Todas y todos somos víctimas del Efecto Halo a pesar de tener conocimiento de ello. Tal efecto modifica nuestras ideas, decisiones y gustos. Recuerdas cuando el tequila no estaba de moda y era una bebida alcohólica para ciertos grupos sociales discriminados, ¿te gustaba esta bebida?

En el mundo del marketing este sesgo es de gran utilidad porque se apoya del impacto que tienen las y los influencers en los usuarios. Los líderes de opinión, así como gente famosa influyente, proyectan una imagen de fortuna, belleza, delgadez, y demás y le atribuimos cualidades de honestidad, inteligencia y por obvias razones creemos lo que nos recomiendan. Y así consumimos Nespresso con ayuda de George Clooney o aumentamos (deformamos) nuestro cuerpo con ayuda de las Kardashian.

Como marcas y prestadores de servicio deben especializarse en desarrollar las suficientes estrategias para generar impresiones positivas en tu consumidor, porque es sabido que al suscitar ideas positivas asociadas a tu marca es más fácil que desarrolles la lealtad y fidelidad de tus clientes.

Psyma cuenta con más de 60 años en el mundo interpretando el comportamiento humano, apoyando a las marcas y organizaciones en la toma de mejores decisiones de negocio. Si quieres explorar tu mercado de manera más profunda, no dudes en contactarnos: info@psyma-latina.com