Normal View Two Column View Social View US / DE
Investigación

Continuará…

Existe una alta tendencia de que las personas recuerden más las tareas inacabadas que las tareas ya finalizadas. Este fenómeno se le conoce como el efecto Zeigarnik.

Por ahí de los años 20 Bluma Zeigarnik, psicóloga rusa, observó en repetidas ocasiones cómo los meseros de cierta cafetería a la que acudía habitualmente, tendían a recordar con más facilidad los pedidos de las mesas que aún no habían sido servidos o pagados, al contrario de los pedidos que ya habían despachado. La hipótesis de Zerganik era que la memoria de los camareros prorizaba la información sobre pedidos inconclusos, a diferencia de los que ya habían sido entregados y pagados porque la información de estos recuerdos se perdía con mayor facilidad.

De tal magnitud fue la curiosidad de Bluma, que en 1927 elaboró un gran estudio en el que los participantes realizaban 20 tareas diferentes, una después de la otra (adivinanzas, problemas de matemáticas, manualidades) y se les interrumpía en diferentes momentos del estudio. El análisis demostró que los participantes podían recordar mejor las tareas que no habían completado debido a las interrupciones. Tal como se explicaba en su hipótesis.

50 años después idearon el experimento en el que diferentes participantes tenían que armar un complejo rompecabezas y se les interrumpió un poco antes de que lo resolvieran, diciéndoles que él estudió había finalizado. Pues más del 90 por ciento de las personas decidieron quedarse a resolverlo por su cuenta.

La literatura especializada en el efecto Zeigarnik nos dice que una tarea inacabada crea una tensión o carga psicológica que con lleva a experimentar incomodidad en el cuerpo y que solo es liberada cuando se completa lo empezado. Así que esta energía incómoda actúa como motivador para terminar esa tarea y por lo tanto es esa tensión la que hace que se recuerde mejor lo inconcluso. Lo anterior señala que cuando se empieza algo se está más dispuesto a terminarlo, a diferencia de no haberlo empezado, lo cual nos enseña a que para lograr alguna meta habrá que comenzarla, dando igual por donde se empiece porque lo importante es empezar y mientras haya más involucramiento será más difícil abandonar la misión.

Tales ideas también las vemos reflejadas en anuncios que nos dejan con las ganas, porque supongo que más de varias veces has escuchado un pedazo de alguna canción e inmediatamente te surge la necesidad de buscarla, o simplemente “se te pega la canción” y mentalmente la estás repite y repite. ¿Recuerdas la canción de des-pa-cito?

En la publicidad el efecto Zerganik está a la orden del día porque no podemos dejar las cosas a medias. El cine y las series de televisión hacen uso del mismo truco para tratar de mantener a las y los espectadores interesados semana tras semana basándose del suspenso y la incertidumbre, la palabra “continuará…” no es de a gratis, genera un deseo de saber más.

Otra información curiosa que suma a la teoría del efecto Zerganik son las leyes de la percepción o leyes de la Gestalt las cuales en resumen nos dicen que las y los seres humanos captamos el mundo que nos rodea percibiendo entre los distintos elementos como un todo. Y para ejemplo hago uso de la Ley de Cierre que señala que el cerebro tiende a rellenar los huecos ideando o imaginando los detalles que le faltan a una figura para completarla o cerrarla. Una vez que la figura se ha cerrado, elimina los detalles innecesarios y establece un patrón para el futuro. La tendencia que tiene a hacer esto se dispara por la sugerencia de una conexión, visual o continuidad entre los elementos que, de hecho, no se tocan en una composición.

Keep Walking…

Y para ejemplo de marca que hace uso de la ley de cierre te traigo a la mente el logo de Johnnie Walker “Keep Walking”, con la imagen de un hombre caminando sin tener un contorno de la imagen bien definida.

Dicho esto como marcas en algunas ocasiones se recomienda implementar ciertas técnicas basadas en el suspenso, ya sea creando piezas publicitarias aludiendo a una historia que se podría presentar a trozos o por fascículos con la finalidad de que las y los clientes memoricen bien la marca y se trasforme el impacto que sienten por saber cómo se resuelve la historia por interés en el producto que se ofrece. Como prestador de servicio tu objetivo fundamental será el captar el interés de las personas para que estén dispuestas a dedicar una porción significativa de su atención a todo lo relacionado con tu producto. La finalidad es que seas recordado por tus consumidores y sean fieles a tu marca.

A continuación…

El estudio de l@s consumidor@s y los mercados basado en la psicología humana ofrece herramientas de valor para observar mejor a tus clientes, mejorar el proceso de acercamiento, optimizar la experiencia de las y los clientes, humanizar las marcas y difundir los mensajes de las mismas de manera vinculante y convincente. Psyma cuenta con más de 60 años en el mundo interpretando el comportamiento humano, apoyando a las marcas y organizaciones en la toma de mejores decisiones de negocio. Si quieres explorar tu mercado de manera más profunda, no dudes en contactarnos: info@psyma-latina.com