Normal View Two Column View Social View US / DE
Health & Care

¿Se escucha la voz del paciente al desarrollar dispositivos médicos?

Resulta  genuino preguntarse si es escuchada la voz del paciente cuando las empresas farmacéuticas desarrollan algún dispositivo médico.

Las prioridades entre el cuidado crónico y el agudo pueden variar enormemente, desde tener beneficios genuinos para ayudar a los pacientes y a los cuidadores a sobrellevar mejor su tratamiento, hasta ayudar a los pacientes a vivir mejor, sentirse mejor y verse mejor.

Por ejemplo, los dispositivos de autoinyección que se utilizan hoy en día en la atención crónica cubren una amplia gama de indicaciones, desde la artritis reumatoide, la osteoartritis, la enfermedad de Crohn, la diabetes hasta los trastornos hemorrágicos, por nombrar sólo algunos.

Y al final no importa si el dispositivo fue desarrollado para cuidados agudos o crónicos, las características clave que se deben establecer son las mismas para ambos - proporcionar un tratamiento óptimo y/o aliviar el dolor con un dispositivo seguro, fiable e intuitivo.

Las investigaciones sobre los dispositivos médicos para enfermedades crónicas  muestran interesantes preferencias por aquellos dispositivos más tecnológicos o estéticamente atractivos, aun cuando su uso sea más complejo y el margen de error pueda ser considerablemente más alto, tras varias pruebas.

Mejorar la experiencia del paciente

Con el enfoque actual en la atención centrada en el paciente, la mejora de la experiencia del paciente promueve la adherencia del paciente, mejora el resultado del tratamiento, la motivación y, en última instancia, aumenta la lealtad al producto.

A pesar de que otros dispositivos son más fáciles de manejar, los dispositivos "atractivos" o "conectados" suelen ser la primera opción.  ¿Y por qué no deberían serlo?

Los "componentes estéticos" y/o "inalámbricos" podrían ser elegidos tras un proceso similar al proceso de selección que se sigue a la hora de comprar un utensilio de cocina, un coche o un mueble.

El usuario a menudo da por sentada la funcionalidad e incluso está dispuesto a comprometer la conveniencia de un dispositivo más atractivo.

Estos elementos se están convirtiendo cada vez más en factores clave en la elección de los dispositivos médicos.

Diseñar un dispositivo para un público objetivo específico y que, al mismo tiempo, pueda gestionarse de forma eficiente en diversas circunstancias requiere mirar desde fuera de un entorno de prueba controlado.

El momento de escuchar la voz del paciente

Para comprender realmente el manejo de los dispositivos y lo que determina la preferencia de los pacientes, se requieren realizar estudios empíricos fuera de un entorno controlado pueden proporcionar información muy específica y valiosa sobre el diseño de dispositivos basados en pruebas en el mundo real.

Realizar un estudio etnográfico con  los pacientes y cuidadores o a través de nuestro estudio de inmersión  PsyDive (comunidades en línea personalizadas) puede proporcionar una evaluación más holística de los pasos involucrados desde la preparación, la limpieza, el momento de la inyección hasta el manejo de los desechos.

Un prototipo que obtiene la mejor puntuación en un entorno controlado puede no ser capaz de mantener su posición de líder en un entorno de la "vida real".

 

 

Extracto realizado a partir del artículo de Mónica Bach, Consultor Sr. de la división de Desarrollo de mercados Internacionales de Psyma Health & CARE Alemania publicado en https://newsroom.psyma.com/de/