Normal View Two Column View Social View US / DE
Health & Care

Inteligencia Artificial en medicina

Hay dos tipos de Inteligencia Artificial. Por un lado la Inteligencia Artificial masificada, entendiéndose como grandes volúmenes de datos que son aplicados en marketing, construcción, consumo (televisores, teléfonos inteligentes) y que nos han permitido hablar del internet de las cosas donde cada objeto esté conectado a otro y le brinde información sobre los gustos y necesidades del consumidor.

Por el otro se encuentra la Inteligencia Artificial especializada que ocupa datos que pueden aplicarse a la salud, el tráfico, la automatización de redes inteligentes, las aplicaciones industriales, entre otras. Y que a su vez también están conectadas para ir más allá de simplificarnos la vida.

Los casos del uso de la Inteligencia Artificial en medicina son muy extensos ya desde hace un par de años. Desde registros de salud electrónica, monitoreo digitales y medicina asistida por computadoras.

La salud digital se ha incorporado al estilo de vida de los consumidores mediante la utilización de dispositivos personales y aplicaciones que supervisan el sueño, el número de pasos, las calorías quemadas etcétera.

En este marco, la semana pasada se llevó a cabo el Consumer Electronics Show (por sus siglas, CES) en Las Vegas, Nevada. Se trata de la feria de electrónica más importante a nivel mundial, un gran referente de innovación tecnológica.

Cada año durante una semana son presentados diferentes productos a la audiencia y el tema de salud siempre ocupa gran visibilidad.

Este año entre otros productos, destacaron los siguientes:

  • Realidad Virtual para el manejo del dolor
  • Monitor de glucosa no invasivo
  • Reloj inteligente con electrocardiograma para monitorizar arritmias, además de medir los niveles de oxígeno en sangre y monitorizar de forma continua si hay posibilidad de fibrilación auricular
  • Alfombra inteligente para baño que monitorea el peso, composición corporal y postura
  • Herramienta para el diagnóstico médico remoto. El dispositivo incluye accesorios para el corazón, los pulmones el nivel de oxígeno en sangre, la garganta, la boca y más.

Un grupo de edad en el que marcas y agencias deberíamos estarnos ocupando es la de los adultos mayores. El reto de dar atención a este grupo se vuelve cada vez mayor por la forma en la que están constituidas nuestras sociedades. El reto está en encontrar  la forma de poder monitorear la salud de manera remota, no invasiva y con la certeza de que los datos personales están bajo estricto apego a la ley.

Se estima que para el año 2025, el número de dispositivos conectados al Internet de las cosas será superior a los 42 billones. Esto ayudará a desarrollar la medicina personalizada y a que los médicos tomen decisiones basadas en datos.

 

Imagen: creada por creativeart para www.freepik.es